jueves, 19 de febrero de 2015

EL MUNDO ES UNA MIERDA

No se puede estar demasiado de acuerdo en que el mundo sea una mierda. Es nuestro mundo, el único que tenemos; a pesar de que estemos viviendo en él como si tuviéramos otro para vivir.
Tenemos la suerte de “poseer” un mundo maravilloso que nuestros antepasados nos han dejado en buen estado de forma y que según los expertos poco a poco, los actuales pobladores, lo vamos deteriorando con abusos industriales al servicio de una economía global que controlan unos pocos.
En nuestro actual mundo podemos hacer muchas cosas maravillosas. Basta con tener la inquietud necesaria y suficiente. Quizás esto es nuestro mayor problema: nunca encontramos el momento para hacer cosas que nos gustaría y aparcamos proyectos para mejores momentos de la vida que casi nunca llegarán. Sin duda es más sencillo adoctrinar nuestra conciencia y afirmar: el mundo es una mierda.
Sólo cuando vemos peligrar nuestra existencia, ya sea por una enfermedad o un grave accidente, comenzamos a ver la vida desde otra perspectiva. Vemos un mundo con infinitas posibilidades y sólo pensar en el simple hecho de perderlo todo en un instante nos hace replantear la vida.
Comenzamos a modificar ese mundo de mierda para convertirlo en un mundo fantástico. Mágicamente encontramos la fuerza necesaria para comenzar sino una nueva vida, sí una muy distinta. ¿Por qué esperar a una tragedia para cambiar de ruta? ¿Por qué necesitamos ver las orejas al lobo? ¿Por qué?
Creo que la respuesta es muy sencilla, quizás demasiado sencilla: porque somos humanos y como dice jocosamente @diostuitero “al fin y al cabo, tampoco se nos puede pedir demasiado: estamos hechos de barro”.



Geolocalización



Ver mapa más grande

miércoles, 11 de febrero de 2015

€MPRESURIOS LADRONE$

Podemos estar o no de acuerdo con este mensaje, pero no podemos dudar del ingenio en el acertado juego de palabras y de letras de esta mensaje.
No todos los "empresarios" serán unos ladrones anclados en un pasado más propio de tiempos de la Revolución Industrial que del siglo XXI. Aunque hoy en día, aprovechando que la macro crisis no termina de irse, observamos con estupor empleos muy mal pagados y poco dignos en condiciones y salario.
Es lícito que un empresario quiera ganar dinero porque arriesga su fortuna y en ocasiones la de su familia con ese fin, pero no todos tienen el único fin monetario. Los habrá que sólo quieren dinero y dinero a costa del empleado, a costa de bajar la calidad, a costa de cualquier cosa. Pero también los habrá (quiero creer que la mayoría) que además del dinero tratan al trabajador con dignidad, tanto en las labores como en el sueldo. Horarios justos y comedidos a las necesidades de ambos.



Geolocalización



Ver mapa más grande

martes, 10 de febrero de 2015