martes, 4 de octubre de 2016

MATAR Y MORIR POR LA MISMA SONRISA

Auditorio Ciudad de León
No sin dificultad,  se agacha para quitarse los zapatos de tacón de aguja y con inusitada rabia los lanza al horizonte a la vez que le dice: "eres un cabrón, hijo de puta, apestas, me cago en los huesos podridos de tu abuela. Maricón, payaso, chupa piedras, niñato que sepas que nunca me gustaron tus cejas y además la tienes pequeña. ¡Pequeña no, diminuta!"
Entre pasos temblorosos agacha la cabeza con la vista perdida en el suelo y en silencio grita: gilipollas, tontolaba, apestao, abrazafarolas insolente, no puedes ser más tonto, con esa sonrisilla de risitas... hipócrita, estupido narsicista; te odio y será para toda tu puta vida.
¡Me cago en todo lo que se menea! Joerrr que engañada estaba, joer... Mariquita de playa, ignorante gigante, apestas a mierda.
Respira profundamente, se agacha, recoge los zapatos y comienza a llorar de rabia a la vez que se calza. Llora y llora amarga y desconsoladamente.
¡Cago en rusia!